martes, 2 de junio de 2009

Probar?




A veces me siento a reflexionar sobre cosas que pasan día a día...


Y me molesta en sobremanera que para ciertas personas a alguien lo tengan que probar una y otra y otra y otra vez...

O sea, si no le tienen confianza, no lo prueben para que se la gane, nada más déjenlo/a ganarla.

Todos sabemos que sí hay que probar las cosas. Pero hasta cierto punto es sano. Lo demás desarrolla profundos problemas de desconfianza.

Por ejemplo, es normal que probemos un carro que vamos a comprar: que se encienda, que se mueva, que no esté rayado, que la palanca de cambios sirva. pero es insensato estarle revisando el nivel del agua para las escobillas cada 5 minutos.

Asimismo con los zapatos: que te queden, que no aprieten, que se vean bien, que si son resistentes para caminar, para correr o para escalar montañas. Pero no pasarles un tractor encima para ver si mantienen la forma.


Así, está bien probar si una persona puede estar con uno, puede convivir con los defectos, puede sobrellevar la carga y la bendición de estar juntos.

Pero no estar cada 5 minutos preguntándole si lo aman, decir que no lo aman, irse con otras personas cuando se le invita a salir, sólo para luego decir que lo están probando.


Las relaciones interpersonales son difíciles, pero hay quienes se dedican a hacerlas imposible, buscan cualquier mínima cosa para decir que no funcionan.

Hay cosas que uno debe simplemente aceptar como son.

Es sencillo: Dile que si a quien quieres, mientras no te dañe. Dile que no si no lo quieres, aunque no haya daño.

Aceptar la realidad de que nadie es perfecto es lo mejor

No hay comentarios.: